lunes, 8 de abril de 2019

Trotalibros, 2019 Galería

Anaquel Literario agradece a los chicos y chicas integrantes de la Fundación Cultural México Orgullo y Tradición, por sumarse a esta bella dinámica y festejar todos juntos, en el mes de abril, el día internacional del Libro.


Recuerda que todo este mes estaremos dejando #trotalibros




Trotalibro

La propuesta para celebrar el día internacional de libro


Queridos Anaquelianos el día internacional del libro se acerca (28 de abril) y nosotros lo queremos celebrar en grande.


DESCARGA LEYENDA PDF AQUI ABAJO:




DESCARGA LEYENDA PDF AQUI ABAJO:



La propuesta que les traemos no es novedosa, el estadounidense Ron Hornbaker concibió la idea de Bookcrossing en marzo del 2001 inspirado por Where's George?, una web para seguir el recorrido de billetes. La web de Bookcrossing fue lanzada alrededor de un mes después, el 17 de abril del 2001. Se ha desarrollado como un movimiento global.
A nosotros en Anaquel Literario nos gusta la idea para celebrar el próximo día internacional del libro, para darle vida a los libros que tenemos olvidados en casa y de este modo fomentar la lectura y mandar un mensaje positivo de intercambio de ideas.

Aunque en otros países de habla hispana lo identifican con nombres como "libera libros o suelta de libros"; a nosotros nos llena más la palabra "trotalibros" pues nos lleva a imaginar las propias historias de cada libro que sea donado.

Un libro que se convertirá en verdadero viajero, e irá creando su propia historia ligada e independiente de la que cubra sus páginas.

De este modo invitamos a todos a buscar algún libro que puedan donar, para convertirse en "trotalibros". Para que lo dejen en algún plaza pública  y comience su propia aventura.

Los libros no deben ser nuevos, se recomienda en buenas condiciones para procurarle larga travesía.

El próximo 15 de abril se celebra el día internacional de las buenas acciones; y creemos que promover la lectura y darle oportunidad de llegar más lejos y de manera gratuita, es en sí misma una acción digna que nos convierte en agentes de cambio.

Esta es la forma en que debes pegar la leyenda:



DESCARGA LEYENDA PDF AQUI ABAJO:


Los invitamos pues a descargar e imprimir la leyenda en PDF desde el enlace que ofrecemos más abajo. Con ella deben acompañar a su libro en esta su nueva aventura. 

¡Salgan con sus hijos, nietos, amigos. Compartan lecturas e interactuémos con la literatura.



Anaquel Literario agradece a los chicos y chicas integrantes de la Fundación Cultural México Orgullo y Tradición, por sumarse a esta bella dinámica y festejar todos juntos, en el mes de abril, el día internacional del Libro.



Recuerda que todo este mes estaremos dejando #trotalibros




FOTOS DE TROTALIBROS RECIBIDOS EN ANAQUEL LITERARIO
Galería


























viernes, 5 de abril de 2019

Micrófono abierto, Teodoro Castillo

Hola buen día a todos nuestros anaquelianos queridos. El día de hoy tenemos al escritor Teodoro Castillo para platicarnos sobre su libro y sus proyectos futuros.


Bienvenido Teodoro, gracias por aceptar esta entrevista, comenzamos.





Teodoro Castillo

Teodoro Castillo nace en la ciudad de Querétaro en el año de 1954. Realiza sus estudios en esa ciudad. Aficionado a la lectura, la escritura fue una consecuencia. Trabajó de profesor de Historia y Geografía en escuelas secundarias de la ciudad. En 2015 se retira de la labor docente y participa en los talleres literarios de la casa de cultura de la colonia Tejeda con los maestros Jesús Reyes Bustos y Oscar Osornio Rojo y en el taller de creación literaria en el CEART con el maestro Fernando Tamariz. “Vuèlveme a querer” es su primer libro publicado en el año 2018.  



Las preguntas


Una pregunta en apariencia sencilla. ¿Por qué escribes?
Pregunta sencilla pero difícil de contestar. Podría comenzar con una respuesta estereotipada como: “Para sacar mis demonios”, “Para sublimar mi neurosis”, pero, sin temor de caer en el lugar común, diré que escribo para expresarme. Para contar las cosas que pasan por mi cabeza. También escribo para ser mejor persona, no en el sentido de ser superior a otros, sino simplemente ser. Me hago a mí mismo a través de la escritura.

¿Cómo fue que te iniciaste en la lectura?
Fui un niño muy curioso. Mi abuelo paterno tenia en su casa un cuarto lleno de libros. Me gustaba curiosear entre los libros. Veía las ilustraciones de los libros de medicina. Nunca supe por qué tenia esos libros si él fue carpintero. Al fin, un día me regalo Don Quijote de la Mancha ilustrado por Gustav Dorè (Hasta ahora sé quien fue Dorè) Lei las primeras páginas y no entendí gran cosa. Fue en tercero de secundaria, en la clase de español en donde leímos Don Quijote. Entonces. Si entendí. Me atrapó. En casa de mis padres se leía “Alarma” “La novela semanal” “El heraldo de Mèxico” Todos los leía. Después fue “Memin” “Chanoc”. En fin, todo papel impreso que caía en mis manos, lo leía. Incluido el catecismo del padre Ripalda. En la preparatoria (técnica) conocí a los clásicos gracias a un maestro, abogado qué dejó de lado su materia y nos puso a leer.  Así fue mi inicio como lector.

Tus historias tienen un mensaje claro que quieres transmitir al lector, o èste debe encontrar sus propias resonancias. Y en ese sentido ¿tienes un mensaje predestinado a quienes te leen?
No. Creo que la literatura no intenta dar mensajes deliberados, intenta mostrar, recrear una situación. Eso trato de hacer, quiero mostrar una realidad alterna. Quiero recrear una situación en la que los personajes se muevan en esa realidad alterna. Tal vez, algún lector se vea reflejado en un personaje o en una situación, pero eso es mera coincidencia.

Algunos escritores establecen que “todas las historias se escribieron para una persona en particular”, haciendo referencia a que, sin importar los lectores finales, el escritor siempre tiene su primer lector en la mente. ¿Qué opinas?
No es mi caso. No escribo para una persona en particular. Ni siquiera sabia si editaba el libro o no. Me decidí a publicar el libro pensando que otras personas lo leerían. En todo caso, con mis textos pretendo atrapar al hipotético lector con estas narraciones.


En los tiempos que corren cuàl sería para tì una estrategia a implementar para aumentar o siquiera despertar el gusto por la lectura en los jóvenes y niños.
Se ha dicho y se ha escrito mucho al respecto, pero no se ha logrado formar jóvenes lectores. Sin embargo, desde mi experiencia como profesor, padre y abuelo, considero que se debe tomar a la lectura como un gusto, como un placer. Cuando la lectura es por obligación, se repele a los libros. Por esa razón tenemos profesionistas que son analfabetos literarios. Tal vez, si enseñamos que el libro es un objeto que nos cuenta otra vida, que nos enseña otra realidad con personas como nosotros, el joven se enganche y sea lector. Y, como los enganchamos, con textos que estén cercanos a ellos. Que se vean reflejados en el texto. Que se den cuenta que ellos podrían vivir una vida semejante a la que cuenta el libro.

Y tú, Teodoro, puedes contarnos con tus palabras, para nuestros seguidores. ¿sobre que escribes?
Escribo sobre  una realidad que pasa por mi subjetividad y se manifiesta en un caso concreto, con un personaje que cuenta su vivencia desde su ángulo  en el que lo ha puesto su realidad. Es decir, escribo lo que me dice el personaje.

Mucha gente que nos lee son a su vez escritores o gente con gusto por la lectura y por escribir pero no ha dado ese paso decisivo. Puedes platicarles cómo fue para tí. ¿Què implico?
Primero, implicó vencer el miedo a publicar. Considero que publicar un libro es una gran responsabilidad y que los posibles lectores merecen el respeto de los escritores. Por esa razón, no podemos entregar a la imprenta cualquier cosa que se nos ocurra. Segundo, implicó leer, escribir, corregir. Es decir, implica trabajar con método, con seriedad y pasión.


Cuéntanos sobre tu proceso creativo. ¿Cómo es?
Trato de trabajar con un método que me funciona. Primero surge la idea central, el motivo. Esa idea o motivo da vueltas en mi cabeza. Cuando ya ha madurado, es decir, cuando ya sé cómo empieza y cómo termina, la escribo y la dejo unos días. La retomo y comienzo a trabajar en el texto. Le pongo carnita y hueso. Si veo que funciona, lo trabajo, no importa el tiempo, hasta que queda terminado, si no me convence, lo desecho.

Tuve el gusto de estar en la primera presentación de tu libro. Para quienes no lo conozcan, cómo les hablarías de él.
Pues les diría que este libro tiene todos los errores y defectos de cualquier primer libro, pero, sin embargo, es un libro que se lee. Es decir, las narraciones tienen argumento. No sigue una línea argumental, pero los textos se encadenan, un texto te remite a otro y se va construyendo como un todo.


Si tuvieras que elegir uno de tus relatos como favorito, ¿cuál sería y por qué?
Definitivamente, el texto titulado “Paula dice adiós”. Es un texto en que narro la muerte de mi hermana Guadalupe. Desde la literatura, pretendo recrear ese momento doloroso para toda mi familia. Es el único texto autobiográfico de la serie y con él, quiero rendir homenaje, desde la literatura, a mi hermana.


Para mí, escribir es un acto de terquedad y con tintes masoquistas, dime, ¿qué se necesita para escribir?
Además de terquedad y masoquismo, se necesitan muchas ganas, mucha pasión, estudio, tiempo y talento. No sé si tenga talento, pero sí muchas ganas. Recuerdo que alguien dijo: “Cuando las musas bajen, quiero que me encuentren trabajando” Esto se refiere a que todo es trabajar, estudiar y voluntad.

Muchos académicos opinan “quien no lee no tiene de qué escribir”, yo concuerdo con esta idea por completo y te pregunto si estuviera en tu poder elegir dos o tres libros para que toda la gente los lea con carácter de obligatorio, ¿cuáles elegirías y por qué razón?
Comenzaría con los clásicos. Sin que sea un lugar común, leer a los clásicos ayuda a conocer el lenguaje, ayuda a conocer cómo se hace un argumento, como de delinean los personajes, cuál es la estructura del texto. Esto se logra con una lectura atenta, con un fin. Después, menciono a Marcel Proust. Proust nos dice cómo alargar el tiempo físico, como describir las sensaciones, los olores, los sabores. Basta leer la parte en donde narra cómo sumerge una galleta en una taza de té para conocer las sensaciones y emociones que le produce ese acto.

Y para los más jóvenes y niños, en cada categoría, qué libro crees que sería fundamental que leyeran.
Sin duda, libros que estén cerca de sus interese. Libros en los que se vea reflejada su realidad o lo más cercana a ella. Sin embargo, para los jóvenes, mencionaría El Quijote, El Principito, Michael Ende. Entre otros.


Vuélveme a querer” fue tu primer libro publicado, pero sé que tienes más ideas en mente. ¿de qué tratan, puedes decirnos un adelanto?
Estoy preparando otra colección de relatos cortos que tiene como nombre “Los cuadernos de Batallè” En la narración que le da nombre, plasmo la vida en México de un refugiado de la guerra civil española en los años 40`s del siglo pasado. Espero que esté terminada por junio o julio.


Teodoro, muchas gracias por tus respuestas que estoy segura nuestros lectores encontrarán interesantes. Gracias por confiar en nosotros. Quisieras agregar unas palabras finales, por favor.
Primero, gracias a tí por promover mi libro. Espero que lo lean y me hagan llegar sus comentarios. Segundo. Quiero agradecer a las personas que hicieron posible la edición del libro. A mi esposa Rita que me convenció de darte mis manuscritos, a tí, Ana, por leerlos y sugerir su publicación y a la doctora Elena Ortiz Muñiz por la confianza que tuvo en mis textos y publicarlos. Muchas gracias.

Sinopsis


“Vuélveme a Querer” es una colección de 40 narraciones cortas en el que la ciudad de Querétaro es el escenario donde se desarrollan las acciones. Sus personajes, habitantes del Querétaro del siglo pasado, deambulan, desde diferentes ángulos, por los sitios más emblemáticos de la ciudad. Cada personaje de estos cuentos, narran un fragmento de su vida, cada uno da su visión de la ciudad desde el lado que les toco vivir. El libro abre presentando còmo se vivía en el Querétaro días antes de la guerra de independencia y termina con una narración situada al fin del siglo XX. En este libro, cada narración es una arista que va formando un todo, un cuerpo que se llama “Vuélvame a Querer”


Ana Saavedra


miércoles, 20 de marzo de 2019

o nuevo en la literatura latinoamericana: ¿Quién es Marcelo Rubio?

Lo nuevo en la literatura latinoamericana: ¿Quién es Marcelo Rubio?  

                                                                                            
                                                                                            
La literatura latinoamericana se ha caracterizado por el  nacimiento de sujetos  que a través de sus palabras, han contado historias que le han dado la vuelta al mundo. Historias que reflejan acontecimientos ficticios y reales desde el romanticismo, el costumbrismo, el realismo, el modernismo, etc. En ese juego polifónico que han establecido Julio Cortázar,  Gabriel  García Márquez, Carlos Fuentes, Mario Vargas llosa, Juan Rulfo, etc., utilizando el lenguaje como herramienta  para la expresión de la vida misma. En obras que conmueven y ofrecen alternativas para asumir los campos políticos, sociales, culturales, y económicos, que han determinado el accionar del continente latinoamericano.

Llamando literatura latinoamericana  a ese arte  de dotar los hechos históricos en creaciones bellas, que les permite a los individuos una mirada holística de los mismos.  Es así como en medio de ese auge surgen escritores contemporáneos, que introducen algunas modificaciones a ese boom latinoamericano, palabra que generó impacto y ha sido utilizada para denominar la acogida con que fueron recibidos los novelitas hispanoamericanos. Cabe resaltar  que a diferencia  de sus antecesores, los escritores contemporáneos pertenecen a familias sencillas, de clase media o popular; nacidos en desconocidas provincias, pueblos o ciudades intermedias,  que llegaron a las capitales con el desarrollo urbano.  

En el caso del escritor  Marcelo Rubio, nacido en  1966  en Buenos  Aires, Argentina.  Periodista que conduce el programa de radio Kriminal Mambo por AM 530 Somos Radio (Radio Madre de Plaza de Mayo), quien ha publicado los libros de cuentos: Nueve relatos atravesados en la garganta, Bajo el Signo de Eva, Fútbol sin tiempo, La Strada, bajo el sello  editorial Textos Intrusos. El año pasado publicó su primera novela Lo que trae la niebla, bajo el sello editorial Indómita luz. Varios cuentos suyos han sido publicados en distintos portales de internet, y revistas digitales. Actualmente, se encuentra en  proceso de publicación su próxima novela, El Cristo roto. 

Ofrece un regreso a la literatura regional, pero sin quedarse en sus límites, reflejando la sociedad argentina, el estilo de vida y los problemas del hombre argentino, dándole un carácter sociológico. Además sus obras tienen tendencia costumbrista, pero con un análisis profundo de la sociedad, más autenticidad, enfoque genuino, diferente de ese costumbrismo tradicional. Es decir, alegre, descomplicado y apacible. Personajes que protestan por la injusticia social, revindicando clases menos favorecidas. En esa misma línea ofrece las limitaciones de los individuos y por lo tanto de la sociedad ante el Estado. El amor sigue siendo el centro pero no se limita a la relación de un hombre y una mujer, hay distintas posibilidades de amar. Lo que indica que el sentir y los pensamientos de sus personajes son claves en el desarrollo de sus historias, pues son los que finalmente determinan su postura en los sectores socioculturales.

Además, el escritor es una semilla de esa Argentina, de esa Latinoamérica, ultrajada por políticas públicas, genocidios, desapariciones, corrupciones, que aún conserva esa esperanza que mañana será mejor. En general,  las obras de Rubio son una consistente, inteligente reflexión sobre los desencantos, las mezquindades, las claudicaciones, y las negociaciones, que impone la vida.  La invitación es a leerlo, y descubrir ese universo de alternativas que ofrece a la  hora de abordar los hechos que permean al mundo o en palabras suyas: “A veces hay que soltar el pasado, ese recuerdo que nos ata, hay que dejarlo a la deriva y que encalle donde le plazca. Hay que vaciar el contenido para hacerse continente y resistir al celo del vacío”


Yessika María Rengifo Castillo



*Imagen: Tomada del Facebook de Marcelo rubio.


Semblanza:
Yessika María Rengifo Castillo. Escritora colombiana. Docente, licenciada en Humanidades y Lengua Castellana, especialista en Infancia, Cultura y Desarrollo, y Magister en Infancia y Cultura de la Universidad Distrital Francisco José De Caldas,  Bogotá, Colombia. Desde niña ha sido una apasionada por los procesos de lecto-escritura, ha publicado para las revistas Infancias Imágenes, Plumilla Educativa, Interamericana De Investigación, Educación, Pedagogía, Escribanía, Proyecto Sherezade, Monolito, Perígrafo, Sueños de Papel, Sombra del Aire, Plumilla y Tintero, Chubasco en Primavera, Íkaro, Grifo, La Poesía Alcanza Para Todos, Ibidem, Narratorio, Piedra Papel & Tijeras,  Extrañas Noches, Cadejo, Microscopías, Psicoactiva, Ágora, Con voz  Propia, Un Mar de Letras, Cheshire, Luke, Revolución. Net, Venga Le Cuento, Carcaj, Nudo Giordiano, Contrapunto, El futuro del ayer, hoy, Fundación Cesar Egidio Serrano, Acceso Didasko, Letrambulario, Cultural Siete Artes, Letrantes, etc. Ha participado en diferentes concursos nacionales e internacionales, de cuentos y poesías. Autora del poemario: Palabras en la distancia (2015),  y los libros El silencio y otras historias, y Luciana y algo más que contar, en el librototal.com. Ganadora del  I Concurso  Internacional Literario de Minipoemas Recuerda, 2017 con la obra: No te recuerdo, Amanda.



viernes, 1 de marzo de 2019

Micrófono Abierto, GABRIEL RODRIGUEZ-PAEZ


Micrófono Abierto



 GABRIEL RODRIGUEZ-PAEZ

Escritor novel. Actualmente cursa cuarto semestre de Filosofía en la Universidad Nacional Abierta y a Distancia UNAD. Reconocimiento de la Real Academia Española de la Lengua 1999. Egresado del taller de cuento Ciudad de Bogotá 2010. Taller de cuento Ciudad de Bogotá 2013 donde participó como corrector de estilo. Ha publicado la novela No te fíes de las voces en Amazon.com y autoreseditores.com. Su texto “No mamá, no eran” fue recientemente publicado en la revista literaria Noches Extrañas, en su edición de Abril 2018.  Escritos suyos están publicados en la página literaria Falsaria.com

SEMBLANZA
Gabriel Rodríguez-Páez es un escritor que pendula entre lo heroico y lo ridículo. Uno de esos talentos prematuramente envejecidos que se debate entre las palabras que desea escribir y las que debe desechar.  Su obsesión es la obra. En singular. Porque un escritor nace cuando su obra es leída, simplemente. Por muchos, pocos o uno. Porque es la obra la que, en definitiva, le confiere vida a su autor y no a la inversa. En lo tocante a él, por lo menos.
Su personaje es El Fantasma de la Ópera. Al igual que él, crea obras maestras desconocidas para un público ilusorio tejido de porvenir. Escribe -o se propone escribir- para la posteridad: su voluptuosidad de artista apócrifo le obliga a consolarse con ese pensamiento. A fuerza de componer personajes contrariados por su destino terminó por parecerse a ellos en su desventura: el fracaso de escribir para el silencio. Sin embargo, todavía le queda el aplomo suficiente para burlarse de su destino y del alumbramiento de la publicación en papel. Sabe que tarde o temprano llegará su hora. Irremisiblemente. Mientras tanto hay que escribir, siguiendo su itinerario artístico. Salpicado de atardeceres soleados, de horizontes grises, de abismos y desiertos. Contemplando su destino con ojos de águila, enfrentando los abismos de sus inseguridades y las soledades de su talento. La pluma: su destino. Siempre lo fue, sólo que ahora cree en lo que escribe.

LAS PREGUNTAS

Bienvenidos a esta tercera entrevista del año, mi nombre es Ana Saavedra y ahora estamos ante un escritor novel de nombre Gabriel Rodríguez, él usa como pseudónimo el de Bernardo Guardi. Así que, para comenzar a conocerlo, comencemos con las preguntas.



Bienvenido Gabriel, comenzamos con una pregunta básica, pero no menos importante. ¿por qué escribes?
Buenos días Ana y gracias por la oportunidad. Escribo porque no puedo evitarlo. Porque las historias se me presentan, porque sueño escribiéndolas y porque las veo aparecer en el papel. Y como no puedo evitarlo porque es una necesidad urticante, le he puesto a ese impulso irrefrenable la responsabilidad abrumadora de hacerme digno del mundo de los hombres. Le he conferido la misión de hacerme ser algo a través de las letras. Seré alguien porque las letras así lo dispongan.

Puedes recordar algún momento de tu vida en que te diste cuenta de que, llegado el tiempo, querías dedicarte a escribir. ¿Lo compartes con nosotros?
La literatura siempre ha estado ahí. Cuando era pequeño soñé con una historia y la plasmé en el papel. Y esa historia se convirtió en muchos cuadernos manuscritos que escribí hasta los quince años y después decidí perderlos. Cuando terminé el bachillerato redescubrí las letras gracias a una tutoría que le hice a un niño. Debía presentar al colegio un cuento que reuniera los personajes del libro de Oscar Wilde Cinco cuentos y escribí mi primer cuento “El filósofo y la doncella”, disponible en mi página de Facebook Escritos de juventud: versiones definitivas. Creo que fue propiamente desde la aparición de ese primer texto cuando me decidí por la literatura.



Es curioso, creo que eres el primer escritor de Bogotá que entrevistamos en este espacio, (y eso que estamos por llegar a las 100 entrevistas en lo que va de seis años) Por lo tanto me gana la curiosidad y me declaro ignorante al respecto. ¿cómo es el ambiente literario y la recepción que tiene ante los lectores, un escritor novel?
Bogotá es una ciudad fría, lúgubre, tal como la imaginaba Gabriel García Márquez la vez en que la conoció. Y cincuenta años más adelante sigue siendo igual. Bogotá también es la Atenas suramericana. Últimamente el Ministerio de Cultura, a través de becas y premios ha impulsado las artes. Ofrece también talleres literarios cada año. Es un buen momento para un escritor novel.
Sin embargo, el camino para publicar sigue siendo difícil, como debe serlo. Para quienes estén interesados en publicar. En mi caso, no estoy tan interesado en salir en papel como en componer.

Cuéntanos sobre tu novela “No te fíes de las voces”. ¿Si tuvierais que describirlo en 10 palabras, cómo sería?
Mi primer libro publicado.
Es una novela corta colgada en Amazon, pero rigurosamente hablando, mi primer libro es el libro de cuentos publicado en la página de Facebook. Mi plan inmediato es publicarlo en Amazon con un prólogo para esa edición. Con respecto a la novela, la escribí como suelo escribir los cuentos. Es una extensa glosa del aforismo de Nietzsche sobre el eterno retorno, el reloj de arena que vuelve a ser una y otra vez. Es una cuestión que vuelve a mi pluma, la del eterno retorno, y varios de mis escritos no publicados actuales la tienen impresa. Pero es en la novela donde se hace fundamental. Un operador logístico (el que surte los productos en los estantes de un supermercado) afronta su rutina tan impasible que esa rutina se hace una con él, se hace parte de él hasta tal punto que se odia a sí mismo, odia lo que hace y ese rencor, acumulado un día tras otro, lo lleva irremediablemente a su final. Es una novela, más que surrealista, metafísica, por cuanto ya no es esa realidad velada la que se hace manifiesta, sino que realmente la realidad transgrede sus propias normas y se va más allá de la física para realizarse. 

Extrañas noches, la revista literaria que nos platicas suena muy interesante ¿cómo fue que llegaste a ella, y en qué han consistido tus participaciones?
Extrañas noches es una revista digital que acepta manuscritos para publicar. Envié el cuento no mamá, no eran y decidieron publicarlo. Es la primera publicación de un tercero de una obra mía. Fue la primera y última participación. ¿La razón? No he insistido en ello. Estoy enfocado en enviar manuscritos inéditos a concursos literarios. Así como lo hacía Bolaños. Busco ganar un tiquete de lotería para comenzar mi carrera literaria. ¿Cómo es esto? Busco un editor que se arriesgue conmigo y mi obra. 


En estas épocas el mundo literario esta conformado en gran parte por las grandes redes de apoyo que se reúnen en las redes sociales, ¿es el caso de Falsaria.com? 
En Falsaria tengo publicados la mayor parte de mis escritos de juventud, los mismos que tengo publicados en mi página de Facebook. En cuanto a las redes sociales, es una apuesta también. No sabes qué contenido se viralizará o si tenga alguna repercusión. En mi caso, apenas busco compartir algo. Lo que comparto lo tengo publicado en mi página, pero el resto del trabajo permanece engavetado en mi escritorio esperando una mejor oportunidad. No quiero ser escritor de momento, sino trascender a mi momento.

Tu presentación en tu biografía es algo poética, ¿tienes interés en ese género de la literatura?
En mi literatura intento conciliar los espíritus esquivos de la prosa y la lírica, sin lograrlo. Uno de los cuentos que me gustan por esta aproximación es Polvo de plata: un soldado del siglo dieciocho se pierde en una campaña militar y llega a un pueblo ilusorio y se enamora de una gitana. Fue el segundo cuento que escribí. Me encanta su intencionalidad lírica, su reboso de pasión, su destino trágico.

¿Quiénes dirías que son tus escritores favoritos y por qué razón?
Borges y Camus. En ese orden. Borges, para aquellos que aspiren a ser escritores, es contraproducente. Nos lleva a la emulación ridícula. Como si parafrasear el lenguaje divino fuera hablar en el dialecto inefable de los omnipotentes. Para después advertir que lo escrito merece estar en la cesta de la basura. Y volver a comenzar. Borges es el agujero negro del escritor novel: simplemente debes resistir escribir como él. Es, además de imposible, una falta de respeto con la Divinidad. Y Camus es el largo aliento prodigioso del que no tiene nada que perder y conversa con la vida sin tapujos, la confronta y saca algo para sí, comunicable acaso, pero solo para sí. ¿Y para el resto? Queda lo que produzcamos después de sajarnos vivamente con nuestras propias disquisiciones. La obra cumbre de Camus no es La peste: es La caída.

El público ilusorio que imaginas llegarán a leerte, cómo es; si tuvieras que describirlo, ¿qué imagen mental tienes sobre él?
Yo soy el fantasma de la ópera: el compositor oculto al mundo que crea en las cloacas obras de arte desconocidas e inactuales, pero que, llegado el tiempo, por sí mismas, saldrán a conquistar su botín en el mundo. Galileo dijo que su teoría no sería bien recibida, pero eso no importaba: la naturaleza tuvo que esperar siglos para que alguien la pudiera traducir en cifras y medidas. Así es el arte. Quizá tenga que esperar por mucho tiempo un lector, pero la obra ya está escrita. Despido mis escritos como lo hiciera Vargas Vila: “ve, libro mío, lucha tus batallas”.
Mis lectores son seres que comparten mi destino de apátrida, los seres que habitan las catacumbas intentando producir algo que jamás se haya hecho. “Iría hasta el fondo de lo desconocido por encontrar algo nuevo” escribiría Budelaire. De esta línea soy yo: no que antes no se haya dicho o expresado, sino que no se haya pensado hasta las últimas consecuencias. Zarathustra nos socorre en este aspecto: sed fieles a la tierra. Y Schopenhauer nos declara que, para ser artistas genuinos, debemos poner entre nuestro tiempo y nosotros muchas fanegadas de tierra. Hay que ser inactuales para ser inmortales. Hay que ser provincianos para hablarle a la universalidad del alma humana. Los que buscan ese destino, los que se ocultan al mundo para explorar en sus profundidades y salir a la superficie con el producto de ese vagabundaje, esos son mis lectores. Los abismos que claman a otros abismos.

Pareciera que hubo un momento en que no estabas tan seguro de tus palabras puestas en papel, en parte es algo común en casi todos los escritores, al menos una etapa, ¿qué fue lo que te decidió a dejar atrás las dudas y animarte a publicar de forma independiente?
Tienes razón. En el 2000 comencé a escribir una novela que me llevó cuatro años y cuatrocientas páginas. Y al final resultó ser un monumental fracaso. La perdí, felizmente. En los años posteriores me dediqué a escribir cuentos, bosquejos de proyectos, argumentos de obras… solo visiones. Pero no tenía lo fundamental: la conciencia de la corrección. Me hice a la idea de escribir sujeto-predicado en una cadena lógica, pero tampoco funcionó. Hasta que entré al taller literario dirigido por Carlos Castillo Quintero. Entonces aprendí a corregirme. Y a desechar. Porque, como se dice, un escritor no se conoce tanto por lo que escribe sino por lo que desecha. Tuve que botar a la cesta cuentos y escritos que me gustaban, pero no eran potables, legibles. Y tuve que hacerlo porque no pude corregirlos, reescribirlos. No he terminado, porque estoy ocupado en otros proyectos y nuevos proyectos se me presentan, pero fue gracias a ese taller donde me decidí con seguridad por las letras.

Cada cabeza es un mundo, y cada escritor es un método de creación literaria diferente. ¿cuál es el tuyo?
Mi método es el sueño, la visión onírica de una historia velada en tinieblas. Como los sacerdotes de Delfos cuando se disponían a escuchar la voz de su dios para declararla al consultante. Yo duermo. Las mejores historias que tengo las he soñado. Las historias las veo, y luego las transcribo en el papel para no olvidarlas. Pero lo fundamental es el sueño. Hay que escribir lo más rápido que se pueda, lo fundamental de aquella visión y luego dejarla guardada.



¿Tienes algún proyecto literario en que estés trabajando actualmente?
Actualmente trabajo en mi novela fundamental. En mi Orfeo. Una ambiciosa novela de 150 páginas sobre un escritor que escribe una novela que vaticina el fin de los tiempos. Y como se describe en la novela, sucede el apocalipsis. Por otro lado, planeo seguir escribiendo mi blog El nuevo tintero, pero la pluma hasta ahora se ha resistido y no he podido echar la primera línea.

¿Qué consejo darías a las personas que nos leen y no saben si seguir el camino de la literatura, si sus palabras tengan valor para alguien más y todas esas dudas que comúnmente atraviesan por la mente de un escritor en potencia?
Para el aspirante a escritor mi consejo es éste: si puedes dejarlo, si puedes vivir sin tomar la pluma, si puedes elegir otra cosa para hacer con tu vida, hazlo. Desiste de la literatura y busca otra cosa qué hacer con tu vida. Pero analiza tus aspiraciones por la pluma. ¿Buscas celebridad, fama? Dedícate a cantar reguetón o a ser actor. Busca tus motivaciones para escribir. Si no estás lo suficientemente convencido para vivir de este suplicio, por favor dedícate a otra cosa: la literatura, más que cualquier otra arte, necesita gente desaprensiva, desprendida de las alhajas del reconocimiento para ser algo medianamente bueno. El aspirante a escritor debe saber que, lejos de la idea romántica de que aquel que escribe se hace famoso, la literatura exige vida y sangre para darnos un fruto apreciable. Y ese fruto no siempre es dulce. Ser escritor es ser como el profeta Elías huyendo de la muerte. Es maldecir a su Dios y resignarse a morir, para que ese Dios nos envíe alimento del cielo y seguir el camino. Esa es la literatura auténtica. La perenne, la inmortal, la que vale la pena ser leída.

Una pregunta que siempre me gusta hacer a los entrevistados. Si tu novela fuera a ser producida por un famoso director de cine, ¿A quién elegirías?
Me gustaría producir el cuento Noches en satin blanco, disponible también en mi página. Y que lo dirigiera Kubrik.

Muchas gracias por aceptar esta platica, ojalá que tu camino entre las letras sea tanto fructífero como exitoso, cuenta con nosotros para lo que necesites, un placer dialogar contigo. ¿Quisieras decirnos unas últimas palabras?
Gracias por la oportunidad.



SINOPSIS

Juan y John son dos compañeros de trabajo en un supermercado. Los diferencia su actitud frente a su trabajo. Pero esa diferencia, mediante transcurre el relato, termina por hermanarlos. Uno y otro se dará cuenta que su día no es más que un teatrino donde un demiurgo los dirige con hilos invisibles. La novela es un catecismo de elecciones. 

Decidió comenzar a leerla en las condiciones en que se ambientaba el primer capítulo, según le mencionó quien le prestó el libro: a eso de las tres de la mañana, iluminado con una tenue bombilla y disfrutando de un cigarrillo. Importante que fuera en la sala y (el detalle que más le impresionó) frente a un espejo que lo tomara de cuerpo completo. El ejercicio le pareció simple: a medida que avanzara en la lectura debía chupar el cigarrillo y escupir el humo al reflejo. Debió advertirle lo que le ocurriría una vez llegara al pasaje sobre la mujer gótica.

WEBSITES:

FACEBOOK
Gabriel Rodriguez-Páez/ 
ESCRITOS DE JUVENTUD: VERSIONES DEFINITIVAS.


Ana Saavedra